Crisis y sexualidad - RDSK
203
post-template-default,single,single-post,postid-203,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-theme-ver-16.8,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,wpb-js-composer js-comp-ver-5.6,vc_responsive

Crisis y sexualidad

La crisis económica actual afecta al bolsillo de los españoles, pero también a su estado de ánimo por el pesimismo reinante; y esa sensación de frustración se ha trasladado a la cama, resintiendo el deseo sexual de muchas parejas.

La sexualidad se transforma en los momentos de crisis. Cuando una persona está muy tensa y preocupada, también se presenta menos activa y más cansada, y todo ello influye a la hora de pedir o tener relaciones sexuales. El estrés, derivado de la crisis socioeconómica, anula el erotismo y vampiriza el deseo. Lo inhibe, a tal punto, que la frecuencia sexual puede decaer en un 50%.

Una persona estresada o en crisis no disfruta de su sexualidad ni puede hacer disfrutar a su pareja. La respuesta sexual (deseo, excitación y orgasmo) suele interferirse. Ante un ataque, el organismo reacciona para defenderse. Si el estímulo agresivo es muy largo, se produce agotamiento. Con el agotamiento no hay energía disponible para el placer, pues la poca energía existente debe ser utilizada para reponer las fuerzas de sobrevivencia cotidiana.

ADIÓS DISFRUTE

La ausencia de deseo es el trastorno sexual más frecuente que resulta del estrés y la crisis. Desaparecen “las ganas”. Si igualmente la persona se obliga a cumplir con el “deber conyugal”, es probable que aparezca la dificultad para excitarse. Cuando un trastorno sexual se va instalando en los encuentros sexuales de la pareja, comienza a estructurarse un círculo vicioso que produce a su vez insatisfacción, frustración y aumento del estrés y la crisis.

La ansiedad es el origen de un porcentaje muy elevado de los problemas y dificultades sexuales. La actividad sexual placentera requiere que el resto del cuerpo esté funcionando con normalidad. Si esto no sucede, el síndrome de deseo sexual inhibido empieza a aparecer, tanto en el hombre, como en la mujer, como motivo del estrés. Al mismo tiempo, pueden aparecer otros problemas como impotencia o pérdida de confianza en sí mismo.

Mientras tanto, si no podemos poner remedio a esta crisis socioeconómica que nos acompaña, sí podemos hacer algo por mejorar nuestra vida en pareja. ¿Cómo podemos despertar el deseo? Hay que hacer algo para que el deseo aflore de nuevo, hay que “regarlo y ponerlo al sol”, día a día, para que crezca sin forzar. Pensemos en sexo y hablemos de ello. Una de las verdaderas prioridades humanas es compartir sentimientos, emociones y placer con otras personas, porque esto nos da una percepción diferente de la vida y del mundo. ¡Que la crisis no pueda con el placer!

  • Si bien no hay una receta o técnica que funcione para todos, al momento de querer perder los michelines hay algunas cosas que debemos empezar a hacer y ser constantes para obtener el resultado deseado....

  • Cuando se tiene un sobrepeso elevado, también llamado una obesidad, es muy probable que, debido a los intentos de utilizar dietas para bajar de peso y a la incapacidad de hacerlo porque te cansas o bien porque realmente tienes una obsesión con la comida y no puedes dejar de comer, una de las opciones que se te pueden plantear por parte de los médicos o incluso por parte de familiares es la utilización de un balón intragástrico....

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.

Follow us on Oso5