El síndrome postvacacional - RDSK
219
post-template-default,single,single-post,postid-219,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-theme-ver-16.8,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,wpb-js-composer js-comp-ver-5.5.2,vc_responsive

El síndrome postvacacional

Con la llegada del mes de Septiembre, millones de españoles ponen fin a sus vacaciones y se reincorporan al trabajo o estudio. Acaban los horarios flexibles, el ocio y el descanso, y tenemos que cambiar bruscamente de hábitos. En estos días de vuelta a la rutina emerge en las conversaciones de la gente, e incluso en los medios de comunicación, el llamado “síndrome postvacacional”.

Pero, ¿En qué consiste?, ¿Es un problema grave? Se trata de una serie de síntomas emocionales y físicos que aparecen debido a la incapacidad de adaptarse al trabajo tras un largo periodo de descanso. Los más habituales son: cansancio, irritabilidad, tristeza, dolor de cabeza, insomnio, alteraciones en el apetito o desmotivación.

Algunos estudios sobre el tema afirman que esta sintomatología se da aproximadamente en el 50% de la personas al terminar un periodo vacacional más o menos prolongado. ¿Deberíamos preocuparnos?, ¿Podría derivar en una depresión o un trastorno de ansiedad?. En la mayoría de los casos, los síntomas desaparecen por sí solos conforme la persona se adapta a los horarios y al ritmo de trabajo habituales. Para ello, se necesitan

normalmente dos o tres días, una semana a lo sumo. Si tras este periodo de readaptación persisten las molestias, es aconsejable acudir a un especialista, ya que probablemente la causa de nuestro malestar no sea la vuelta al trabajo, sino un problema emocional previo. Es decir, si una persona está bien emocionalmente, cuando vuelva de las vacaciones se adaptará rápidamente a su rutina, pero si previamente no lo estaba, el problema que pudo atenuarse durante el verano fácilmente reaparecerá. Es solo en este caso cuando el “síndrome postvacacional” requiere la intervención de un profesional.

CONSEJOS

Por último, unos sencillos consejos para hacernos más fácil la vuelta a la rutina: en primer lugar, volver a casa tres o cuatro días antes de la reincorporación al trabajo nos ayudará a ir asimilando el cambio. Además, el darnos unos días de plazo para ir cogiendo el ritmo previo de trabajo y mantener parte de las actividades de ocio que teníamos en la época estival, son una buena forma de hacer más llevadero el volver a la normalidad. Qué tengáis un feliz retorno de vacaciones.

  • La Enfermedad de Alzheimer es la causa más frecuente de todas las demencias (60-70%). Es una enfermedad neurológica progresiva e irreversible que afecta al cerebro produciendo la muerte de las neuronas. ...

  • La crisis económica actual afecta al bolsillo de los españoles, pero también a su estado de ánimo por el pesimismo reinante; y esa sensación de frustración se ha trasladado a la cama, resintiendo el deseo sexual de muchas parejas....

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.

Follow us on Oso5